Curiosidades

Campamento verde, dióxido de carbono y desechos electrónicos – el zumbido de la energía directa para agosto de 2020

¡Bienvenidos a la entrega de agosto de 2020 del zumbido de la energía directa! En esta edición, saldremos a tomar un poco de aire fresco en nuestros pulmones y en comunión con la naturaleza! Examinaremos algunos equipos de camping alimentados por energía solar, el potencial de energía de una hoja artificial para reducir el dióxido de carbono (CO2), y cómo la nueva tecnología podría disolver la futura basura electrónica.

Powering the Great Outdoors

Green Camping, Carbon Dioxide, & Electronic Waste - the Direct Energy Buzz for August 2020 | Direct Energy Blog ¡¿Quién necesita mapas cuando esta cajita nos dirá qué hacer y a dónde ir?!

Mientras que muchas personas disfrutan de sus vacaciones de verano acampando en parques nacionales o bosques remotos, cada vez menos dejan sus aparatos electrónicos en casa. Aunque el National Geographic ahora ofrece descargas gratuitas de mapas cuádruples del Servicio Geológico de los Estados Unidos para cualquier ruta de senderismo en los EE.UU., la mayoría de las personas que intentan navegar por las zonas salvajes del continente prefieren utilizar el sistema GPS de su teléfono inteligente.

Pero esto plantea la pregunta: “¿Qué sucede cuando necesitas cargarlo y estás a medio día de camino de tu vehículo?”

¡Presentamos las almohadillas flexibles de recarga solar! Varios de estos ya están en el mercado, pero el LightSaver Max de Powerfilm nos llamó la atención porque es delgado, ligero, tiene una batería de 15.600 mAh a bordo, e incluso si se hacen agujeros en el panel, seguirá apagando la energía.

La comodidad de la batería de a bordo significa que puedes cargar tus dispositivos cuando quieras, incluso cuando el panel está enrollado y guardado en tu mochila. Sólo tienes que conectar un cable USB de él a tu dispositivo y listo. El panel también es lo suficientemente sensible y eficiente como para recolectar energía a la sombra o parcialmente al sol.

¿Puede el Dióxido de Carbono dar vuelta una nueva hoja?

Las hojas hacen algo maravilloso con el CO2. Usando la fotosíntesis, convierten este gas en energía química para crecer. Pero el problema con el CO2 es que hay mucho en la atmósfera, y es una molécula muy estable que no se descompone por sí misma. La única forma a gran escala de convertir el CO2 en agua y otros compuestos es a través de la fotosíntesis.

¿Pero qué pasaría si pudieras tomar CO2 y convertirlo en un combustible utilizable?

Los investigadores de la Universidad de Illinois en Chicago (con la asistencia computacional de Argonne National Labs) han descubierto cómo hacerlo desarrollando una hoja artificial que utiliza la luz solar, el agua y el diselenido de tungsteno como catalizador para convertir el CO2 en CO (monóxido de carbono), que es más reactivo.

Una vez que tienes CO, puedes convertirlo fácilmente en metanol (CH3OH) o posiblemente en metano (CH4) o en un producto llamado “gas siniestro”. El catalizador de tungsteno funciona más de 1.000 veces más eficiente y barato que otros metales. Si esta tecnología puede ser añadida a los sistemas de emisión de las plantas de energía, hay un potencial que podría reducir y reciclar el flujo de residuos de CO2 en otros productos.

Una solución potencial al problema de los desechos electrónicos

Las placas de circuitos impresos electrónicos (PCB) hechas de plástico o epoxi han sido una parte importante del creciente problema de los desechos electrónicos (e-waste) en el mundo. Sin embargo, en los últimos años, a medida que los componentes electrónicos han ido disminuyendo en tamaño y peso, la idea de hacer los PCB más finos y de materiales orgánicos solubles ha ido recibiendo atención, especialmente entre los fabricantes de dispositivos biomédicos. Conocidos como “electrónica transitoria”, son una clase de dispositivos que pueden disolverse completamente en un período de tiempo programado.

Pero uno de los inconvenientes se ha centrado en las baterías. La semana pasada en Ames, IA, el profesor Reza Montazami anunció el desarrollo de una batería de iones de litio autodestructiva, capaz de suministrar 2,5 voltios (durante 15 minutos) y luego se disuelve si se deja caer en el agua. La batería está hecha de capas de compuesto de polímero degradable envuelto en un polímero de alcohol polivinílico. Funciona normalmente cuando se mantiene seca, pero una vez que se expone al agua, el polímero se hincha, rompiendo los electrodos, y luego se disuelve en 30 minutos.

Con más de 3.000 millones de pilas secas domésticas desechadas en los Estados Unidos cada año, lo que contribuye a que el mercurio, el cadmio y otros metales pesados se depositen en los vertederos, las pilas disolubles ofrecen una solución novedosa a la tecnología obsoleta y a otras formas de residuos electrónicos.

¿Tienes algún tema que te gustaría que abordáramos en una futura entrega del zumbido de la energía directa? Cuéntanoslo en los comentarios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *