Curiosidades

¿Qué fue “la guerra actual”?

La historia de la electricidad es larga, se remonta a alrededor del 600 A.C., cuando el matemático griego Tales de Mileto descubrió la electricidad estática frotando un trozo de ámbar en un trozo de piel de gato. Pero algunas fases de la historia de la electricidad fueron un poco más dramáticas, y entre las más suspenso fue un período conocido como “la guerra de las corrientes”.

Es una historia con tanta intriga que a menudo se cuenta fuera de la clase de historia, más recientemente en el largometraje “La guerra actual”, protagonizada por Benedict Cumberbatch y Tom Holland. ¿Pero qué clase de guerra fue?

AC/DC

El escenario estaba preparado para la guerra de las corrientes a finales de 1870, cuando el inventor americano Thomas Edison desarrolló la moderna bombilla incandescente. Las bombillas de Edison se alimentaban de corriente directa (DC), lo que significa que el flujo de electricidad corre en una dirección continua.

El objetivo de Edison era llevar la iluminación eléctrica interior a los hogares y empresas de todo el mundo, y se dedicó a la electricidad de corriente continua, una tecnología en la que poseía varias patentes cruciales. Para 1882, Edison había abierto la primera planta de energía del mundo en Manhattan, con un total de 82 clientes conectados. No mucho después, Edison contrató a un joven ingeniero llamado Nikola Tesla, que acababa de emigrar de Serbia.

Durante el tiempo que Tesla estuvo en la Edison Machine Works, trató de convencer a Edison de que invirtiera en tecnología de corriente alterna (CA), con la que Tesla había estado experimentando durante años. El flujo de electricidad de CA se invierte varias veces por segundo, lo que le dio claras ventajas sobre la CC: La CA podía ser transmitida a largas distancias sin una pérdida significativa de energía, era más fácil aumentar o disminuir el voltaje de la electricidad de CA, y la CA era más barata de entregar. Por otro lado, la electricidad de CA se transmite inicialmente a voltajes mucho más altos que la CC, lo que conlleva un mayor riesgo de electrocución accidental.

Edison no se convenció, y después de unos meses, Tesla dejó su trabajo y comenzó a buscar sus propias patentes de tecnología de CA.

Competencia y Propaganda

Tesla luchó como inventor durante los siguientes años mientras Edison continuaba promocionando y vendiendo su sistema de alimentación de corriente continua y bombillas incandescentes. Pero la tecnología de CA de Tesla finalmente llamó la atención del industrial e ingeniero George Westinghouse, que compró varias de las patentes de Tesla para su Westinghouse Electric Company.

Edison, mientras tanto, luchaba por hacer su energía de CC económicamente viable. Temiendo la invasión de la CA de Westinghouse y Tesla en el mercado eléctrico, Edison comenzó una campaña de mensajes para presentar la CA como peligrosa. Ya había una base para alimentar el escepticismo sobre la CA entre el público, ya que había habido algunas muertes públicas horribles de reparadores eléctricos que fueron electrocutados mientras mantenían líneas de CA de alto voltaje. Pero la campaña de Edison extendió la verdad más allá de estos accidentes para pintar la CA bajo una luz más siniestra.

En connivencia con un ingeniero eléctrico y crítico de CA llamado Harold P. Brown, la campaña de propaganda de Edison incluía exhibiciones públicas en las que los animales eran brutalmente asesinados por electrocución. Edison y Brown defendieron la legislación destinada a limitar el voltaje de las instalaciones de CA bajo el pretexto de la seguridad pública, sabiendo que tal cambio haría inviable la CA. El dúo incluso se aseguró con éxito de que la primera silla eléctrica construida en los Estados Unidos funcionara con un generador de CA de la Westinghouse Electric Company.

El fin de la guerra

La guerra por la mensajería pública y los derechos tecnológicos se prolongó hasta principios de 1890, pero la electricidad de CA de Westinghouse estaba destinada a dar un golpe decisivo. En 1893, Westinghouse venció a Edison en un intento de suministrar energía a la Feria Mundial de Chicago, demostrando que la CA podía hacer el trabajo más barato y con menos infraestructura física. El espectáculo de casi 100.000 luces brillantes capturó la imaginación del mundo y ayudó a consolidar la CA como la tecnología eléctrica del futuro.

Poco después, Westinghouse obtuvo otro gran contrato para construir una central hidroeléctrica en las cataratas del Niágara. Cuando la planta y sus líneas de transmisión de alto voltaje se completaron en 1896, el sistema transmitió electricidad estable a casi 30 millas de Buffalo, Nueva York. Los logros de la Feria Mundial y la planta de las Cataratas del Niágara aseguraron el dominio de la CA, y la guerra de las corrientes había terminado.

Sin embargo, la tecnología de DC de Edison nunca desapareció, y hoy en día es más importante que nunca. Esto se debe a que la electricidad de corriente continua es lo que alimenta las baterías, y las baterías son lo que alimenta muchos de los dispositivos más esenciales que usamos actualmente, desde los teléfonos inteligentes hasta los coches eléctricos. Así que mientras que la CA ganó la guerra de las corrientes, tanto la CA como la CC son igualmente indispensables para nuestras vidas modernas y electrificadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *