Hogar

Eficiencia energética Alrededor del hogar: Parte 1 – En la cocina

Lo creas o no, mejorar la eficiencia energética de tu casa no requiere un título avanzado en ciencias de la energía. En realidad es sólo cuestión de ser más consciente de las opciones y reconocer si ahorran o malgastan energía. Individualmente, algunas prácticas de desperdicio de energía pueden no ser gran cosa, pero cuando las sumas todas, obtendrás una mejor imagen de cuánto podrías ahorrar. Para ayudarle a vivir mejor, nuestra serie “Eficiencia Energética en el Hogar” le mostrará las formas en que puede reducir el uso de energía en su hogar y posiblemente disminuir su factura mensual de energía.

Eficiencia energética en la cocina

Según el Departamento de Energía, el 4,5% del consumo de energía de un hogar proviene de la cocina. Añade otro 10.5% de energía asociada con la refrigeración, el calentamiento del agua y el lavado de platos, y tu cocina consume alrededor del 15% de tu uso total de energía.

A grandes rasgos, son 30 dólares de una factura mensual de 200 dólares. El primer paso para aumentar la eficiencia energética de su cocina es mantener los electrodomésticos limpios, en reparación y usando las mejores prácticas.

1) En el refrigerador

Energy Efficiency Round the Home: Part 1 - In the Kitchen ¡Amigo! ¡Cierra la puerta! ¡Sólo escoge algo!

  • Manténgalo lleno, pero no tan lleno que el aire no circule adecuadamente. Incluso los modelos sin escarcha desarrollarán problemas de hielo si se impide que el aire circule.
  • Sitúe su nevera donde no esté a pleno sol o que le llegue aire caliente.
  • Ponga los compartimientos del refrigerador y el congelador a la temperatura adecuada recomendada por el fabricante. La sección de la nevera funciona mejor entre 35 – 38° F (2 – 3° C) y el congelador a unos 0° F (-18° C).
  • Revisa los sellos de las puertas para ver si hay grietas y suciedad. La puerta debe sellarse lo suficientemente firme como para atrapar un billete de dólar. La presencia de moho muestra que el aire frío se está escapando. A menudo, la solución es sólo para limpiar a fondo los sellos.
  • Limpie las bobinas del condensador anualmente para eliminar capas gruesas de polvo y pelo de mascotas. Asegúrate de que haya 8 cm de espacio entre la parte trasera de la unidad y la pared para asegurar un flujo de aire adecuado.

2) En el Lavavajillas

  • Sólo lavar cargas completas. Pre-enjuague los platos en su fregadero si va a dejar que una pequeña carga espere todo el día por una carga completa.
  • Asegúrate de no sobrecargar los estantes. Quieres que el agua circule de forma efectiva.
  • Apaga “calentado en seco”. Cuando la carga esté terminada, el puntal abre la puerta para permitir que el vapor escape. Los platos ya están calentados y se secarán rápidamente sin usar energía extra.
  • Los brazos y chorros del lavavajillas se obstruyen con escamas y la espuma de jabón se acumula. Límpielos periódicamente y manténgalos funcionando sin problemas.
  • Hacer una inspección de mantenimiento preventivo una vez al año para ayudar a eliminar los problemas menores antes de que se conviertan en reparaciones costosas. Limpie los brazos rociadores con vinagre y busque partículas de comida atrapadas y otros desechos que puedan estar causando el desgaste de las piezas móviles o bloqueando los filtros.

3) En el horno y la estufa

Energy Efficiency Round the Home: Part 1 - In the Kitchen Sí, esto también se aplica a ti, tía Judy. No es necesario abrir la puerta del horno cada 5 minutos para comprobar sus panecillos. Sólo estás añadiendo calor a la casa.

  • Planea tus comidas con la eficiencia energética en mente. Utilice un microondas si es posible para cocer al vapor las verduras y calentar el agua. Use la olla de cocción lenta para preparar comidas todo el día a fuego lento para que estén listas cuando regrese a casa. Para comidas pequeñas, el horno tostador promedio usa casi la mitad de energía que el horno eléctrico promedio para el mismo trabajo.
  • Descongelar la carne congelada en un fregadero de agua caliente sin usar el microondas. Los experimentos de la USDA mostraron que los baños de agua a temperatura ambiente pueden descongelar la carne con seguridad en aproximadamente la misma cantidad de tiempo o menos.
  • Sáltate el precalentamiento. Precalentar un horno de 2.400 vatios durante 15 minutos añade 6 céntimos al coste de usar el horno. Eso puede no parecer mucho, pero se incrementará dependiendo de la frecuencia con la que use el horno. El precalentamiento funciona mejor para hornear algo que requiere poco tiempo de cocción, como galletas o galletitas, o para un asado que quieras quemar. Sólo en esos casos necesitas que el calor alto golpee la comida rápidamente. La mayoría de los otros alimentos no necesitan que el horno se precaliente.
  • Limpia los reflectores de la estufa eléctrica. Estos reflejan la energía de calor del elemento en su olla.
  • Las viejas ollas y sartenes deformadas no se calientan tan bien ni gastan energía. Las ollas y sartenes deben tener un fondo plano y estar en pleno contacto con la superficie del elemento calefactor de la estufa para transferir completamente el calor.
  • Las bandejas de fondo de cobre conducen el calor más rápido que las bandejas de acero. Emparejar la olla del tamaño adecuado con el quemador también evita el desperdicio de calor.
  • Apaga los elementos calefactores de la estufa eléctrica 5 – 10 minutos antes de que se haga el plato y el calor residual terminará el trabajo. Además, si estás cocinando carne, reducir el calor permite que la carne descanse. La cocción fuerza la humedad cargada de sabor al centro del corte de la carne. El reposo permite que todo ese sabor se redistribuya a través de la carne, haciendo que sepa mejor.

4) Invertir en aparatos EnergyStar

Energy Efficiency Round the Home: Part 1 - In the Kitchen No estamos diciendo que tus electrodomésticos actuales sean basura, papá, pero ahorrarás dinero a largo plazo gastando dinero en electrodomésticos más eficientes a corto plazo.

Si su refrigerador o lavavajillas tiene más de 10 años de antigüedad, reemplazarlo por un modelo más nuevo calificado como EnergyStar consumirá mucho menos energía y le ahorrará dinero durante la vida útil del electrodoméstico. También puede ahorrar dinero en su compra con los reembolsos de su compañía de servicios públicos local.

Excepto por los sistemas de aire acondicionado central, los refrigeradores están entre los mayores consumidores de energía en el hogar. Cuanto más grande es la nevera, más energía utiliza. Si su máquina actual no tiene más de diez años, podría ahorrar 15 dólares al año con un modelo EnergyStar, pero si tiene al menos 20 años, puede ahorrar 30 dólares o más. Debido a los nuevos materiales y a los diseños mejorados, los nuevos modelos calificados EnergyStar son 15% más eficientes que los modelos no calificados y 40% más eficientes que los fabricados en 2001.

El diseño y la tecnología de los lavavajillas utilizan ahora sensores, mejores chorros de agua y filtrado de agua para limpiar de forma más eficiente, a la vez que utilizan menos agua, menos detergente y menos electricidad para los motores y la calefacción. Los nuevos lavavajillas utilizan 19 litros de agua, la mitad de lo que se permitía en 1994. Los modelos calificados como EnergyStar no pueden usar más de 16 litros por ciclo, y algunos usan tan poco como 7,5 litros por ciclo.

5)Consejos prácticos

En verano, usa tus aparatos por la noche. Hornos, estufas, secadoras y lavavajillas se suman a la carga de refrigeración de su casa. Al usar en exceso estos aparatos, usted aumenta el tiempo que tarda el aire acondicionado en enfriar su casa y aumenta la factura. Esperar hasta el anochecer, cuando hace más frío afuera, reducirá la cantidad de calor que puede quedar atrapado en su casa.

¿Inquieto por más? En la segunda parte de nuestra serie “Eficiencia Energética en el Hogar”, te llevaremos al dormitorio. No puedes tomar esto acostado!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *