Hogar

Serie de Mantenimiento de Casas de Otoño – Parte 2: Chimeneas y Chimeneas

Ese pequeño frío en el aire y la helada de la mañana nos advierten que el invierno se acerca. También significa que es hora de preparar su casa para el frío. Preparar tu casa en otoño suena como mucho que hacer, pero en realidad, sólo toma un poco de tiempo preparar las cosas. Con nuestra Serie de Mantenimiento de Casas en Otoño, le mostraremos por qué es una buena idea pasar unas horas durante los próximos fines de semana inspeccionando y preparando su casa para la llegada del invierno. Con estos consejos prácticos, puede proteger el valor de su casa, mantener a su familia cómoda y reducir su uso de energía (¡y con suerte, las facturas de energía!) durante todo el invierno.

En la segunda entrega, le ayudaremos a preparar su chimenea como una forma de cultivar y mejorar el ambiente invernal de su hogar. Las chimeneas pueden crear una sensación de calidez y tranquilidad en su hogar, pero esa sensación de tostado crepitante puede crear problemas potenciales. La ceniza, la ceniza, la creosota y otras resinas volátiles crean un peligroso peligro de incendio si no se limpian de forma rutinaria y adecuada. Dicho esto, hay algunas cosas que puede hacer usted mismo para que el fuego de su casa siga ardiendo.

Fall Home Maintenance Series - Part 2: Fireplaces and Chimneys Ahora ESO es un fuego apropiado en una chimenea.

Arriba en la cima de la casa

Asegúrate de que la tapa de la chimenea esté bien sujeta a la chimenea. Las tapas de chimenea evitan que las hojas, los escombros y los animales entren en la chimenea y la bloqueen. Compruebe el estado de la malla de la tapa. La malla de la tapa de la chimenea también actúa como un pararrayos, evitando que las chispas inicien incendios fuera de su casa.

Comprueba el estado de la mampostería. Los ladrillos sueltos o agrietados deben ser reparados rápidamente. Dependiendo de dónde esté el problema, puede que quiera contactar con un servicio profesional de reparación de chimeneas.

Recorta cualquier rama de árbol que sobresalga de tu chimenea. No sólo representan un peligro de incendio, sino que pueden golpear contra la chimenea, lo que la candela o causar una obstrucción a la capacidad de la chimenea para agotarse.

Dentro de tu casa

Elimina los problemas de retroceso o de presión negativa. El calor generado en las chimeneas y estufas de leña saca el aire del interior de su casa (también llamado “efecto chimenea”) y dispara aire caliente y gases por la chimenea. En las casas que están herméticamente selladas o que no están diseñadas adecuadamente para las chimeneas, el fuego no puede atraer suficiente aire para que el humo de la leña salga por la chimenea. En consecuencia, el humo, la ceniza, la creosota y el peligroso monóxido de carbono quedarán atrapados en la casa.

Operar su horno con respiraderos de retorno en la misma habitación que la chimenea tirará de aire dentro del horno y creará una presión negativa en la habitación. Lo mismo puede ocurrir al hacer funcionar una secadora de ropa porque la secadora está expulsando aire de la casa. Mientras que cerrar la ventilación de retorno y evitar el funcionamiento de la secadora de ropa mientras se enciende el fuego son arreglos temporales, añadir un suministro de aire fresco a su chimenea o estufa de leña sería ideal.

Inspecciona el amortiguador. Las compuertas de la chimenea están diseñadas para controlar el flujo de escape del fuego. Muchas chimeneas tradicionales tienen reguladores incorporados (también llamados “reguladores de garganta”) en la boca del conducto de humos. Si no quieres hacer fuego, lo ideal es cerrar el regulador y evitar el frío. Desafortunadamente, los recubrimientos de creosota y ceniza pueden impedir que el apagador se cierre (o abra) correctamente.

Puedes probar para ver qué tan bien cierra tu compuerta, primero cerrándola y luego sosteniendo una vela encendida en la chimenea. Si la llama parpadea, entonces es probable que el aire del interior esté fluyendo hacia fuera de la chimenea. Una solución fácil y barata es usar un globo inflable que se rellena dentro de la chimenea para reducir las corrientes de aire.

Conoce tu leña

Tal vez la mejor manera de prevenir problemas con su chimenea o estufa de leña es prestar mucha atención al tipo de madera que se quema. La madera seca y curada se quema más caliente y más completamente, lo que hace menos probable que produzca creosota y monóxido de carbono. Esto es lo que hay que tener en cuenta cuando se busca leña.

Fall Home Maintenance Series - Part 2: Fireplaces and Chimneys No estoy seguro de que bloquear el garaje y el camino de entrada sea la mejor manera de almacenar la leña, pero al menos la madera se ve bien.

  • Iniciar incendios con leña seca, piñas de pino o periódicos. Nunca use gasolina, queroseno o carbón.
  • No uses madera mojada, podrida, enferma o mohosa.
  • No quemes madera pintada, madera tratada a presión o madera contrachapada. Estos pueden emitir sustancias químicas tóxicas.
  • Usar leña local. La leña de otras regiones propaga enfermedades y plagas. Por ejemplo, el barrenador esmeralda del fresno ha matado 50 millones de fresnos en los EE.UU. (lo que cuesta miles de dólares a los propietarios de viviendas) sólo por el hecho de desplazarse con leña.
  • Use madera que haya sido curada durante 12 meses y que tenga un contenido de humedad inferior al 20% La humedad determina lo bien que se quema la madera y cuánta creosota se formará en su chimenea.
  • Si compras leña este año, guárdala para usarla el año que viene. De esa manera, puedes estar seguro de que está bien secada.
  • Si cortas y apilas tu propia madera, asegúrate de guardar la leña en el suelo. Manténgala cubierta en la parte superior pero deje el lado abierto para que el aire circule.
  • Usa el tipo de madera adecuado para el tipo de fuego que quieres. El roble y otras maderas duras generalmente se queman largas y calientes. Las maderas blandas, como el pino, arderán rápido y ferozmente calientes. Sin embargo, si las maderas blandas no se secan adecuadamente, el contenido de agua en sus resinas producirá altas cantidades de creosota.
  • Tenga siempre un extintor de incendios a mano. Sólo hace falta una chispa para causar problemas, así que es mejor estar preparado.

Creosota e incendios de chimeneas

Los incendios con creosota en los conductos de la chimenea y las chimeneas pueden alcanzar los 2.000º F, lo suficientemente caliente como para derretir fácilmente los revestimientos metálicos, fracturar los ladrillos y propagar las llamas a su ático. Si encuentra signos de mampostería agrietada y descolorida, esté atento a las señales de escamas o cenizas de creosota. Si la tapa de la chimenea está deformada, puede que haya tenido un incendio en la chimenea, y podría enfrentarse a otro.

Fall Home Maintenance Series - Part 2: Fireplaces and Chimneys Recomendamos que NO contrate a un deshollinador que se parezca a un personaje de Charles Dickens o Mary Poppins.

Ahora es el mejor momento para preparar su chimenea o estufa de leña para el invierno haciendo que un deshollinador profesional inspeccione y limpie su chimenea. Los deshollinadores entrenados pueden mostrarle lo bien que funciona su chimenea o estufa de leña y lo que puede hacer para obtener el máximo calor de forma segura.

A continuación en nuestra serie de mantenimiento de casas de otoño: Puertas y ventanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *