¿Por qué debería cambiarme de servicio público?

¿Sabía que podría estar pagando demasiado por la electricidad y/o el gas natural que usa en su casa? No está solo. Muchos clientes del gran estado de Norteamérica no se dan cuenta de que pueden elegir cómo comprar su electricidad y gas natural.

Why Should I Switch Away from My Utility?

En el modelo tradicional, sólo hay una compañía de servicios públicos local para una zona determinada, y ningún competidor puede ofrecer un precio más bajo. Mientras que ese modelo de talla única es el caso en muchos estados (y en un tiempo, también fue la realidad en América del Norte), ahora tienes tu elección de compañías de energía.

De hecho, América del Norte es uno de los 21 estados de los EE.UU. que ofrece un mercado desregulado a los clientes de electricidad y/o gas natural. Esto significa que si encuentras otro proveedor de energía que ofrezca mejor precio o servicio, puedes cambiarte a esa compañía. Es así de simple.

¿Por qué cambiar de opción?

Antes de que la desregulación entrara en vigor para América del Norte, las empresas de servicios públicos lo hacían todo: producir o adquirir la energía, poseer y mantener las líneas de electricidad y gas, y entregar la electricidad y el gas natural a los clientes. Pero como estos monopolios no tenían ningún incentivo para mejorar el servicio o encontrar maneras de ofrecer a los clientes mejores precios, muchos estados se dirigieron hacia un sistema para estimular la competencia y la economía.

La desregulación – lo llamamos “elección de energía” – es ahora la ley de la tierra, pero las compañías de servicios públicos permanecen. En algunos estados, todavía poseen y mantienen las líneas de electricidad y gas, y simplemente compran electricidad y gas natural en el mercado y te lo venden de nuevo. Sin embargo, dado que la desregulación se basa en la elección, otras empresas – a menudo llamadas “proveedores competitivos” – además de la empresa de servicios públicos local pueden vender energía a los clientes. Estas empresas también compran energía en el mercado y se la venden de nuevo.

¿Cuáles son los fundamentos de la elección de la energía en América del Norte?

Para entender mejor cómo funciona la desregulación en su caso, repasemos los dos componentes de su factura de energía. Algunos estados y empresas pueden usar una terminología diferente, pero los conceptos son los mismos:

  • La tarifa de entrega: Esta tarifa va a la empresa de servicios públicos local, que posee y mantiene la infraestructura. Cuando hay una interrupción en su área, usted llama a su compañía local para que le restablezcan el servicio.
  • Cuota de proveedor: Debido a que usted puede comprar su energía de su empresa de servicios públicos local o de uno de los proveedores de la competencia registrados para hacer negocios en su estado, la cuota de proveedor va a cualquier empresa que usted elija para comprar su energía.

Si tienes curiosidad por cambiar de compañía de energía, Norteamérica ha establecido una forma de ayudarte a comparar precios. Simplemente vaya al sitio web de la comisión de servicios públicos para revisar y comparar los proveedores en su área. Podrá comparar tanto los precios como los planes:

  • El precio: Este es el precio por unidad de uso de energía. La cantidad que use depende de sus necesidades en casa.
  • Plan: Este es el acuerdo que fija ese precio por un tiempo determinado.

Proveedores competitivos – como Direct Energy! – ofrecen más flexibilidad en los precios, porque a diferencia de muchas empresas de servicios públicos locales, sus precios no están regulados por la empresa de servicios públicos.

También puede sorprenderle algunos de los extras que otras compañías de energía ofrecen a los clientes nuevos y existentes. Por ejemplo, algunas ofrecen planes de protección para el hogar, que pueden darle tranquilidad cuando se rompe la caldera o se necesita un plomero. Otra puede ofrecer una opción para invertir en energía verde. Tal vez hasta califique para un termostato gratuito que puede ser programado y monitoreado remotamente por su teléfono inteligente. Dedique un tiempo a investigar estas posibilidades.

¡Cambiar es fácil!

Cambiar los proveedores de energía puede ser bastante simple. Para empezar, no hay ninguna tarifa o penalidad por cambiar mientras no estés en un contrato. (Puede saber si lo está haciendo haciendo una llamada rápida a su compañía de servicios públicos). Todo lo que tiene que hacer es visitar el sitio web del proveedor, elegir el plan que más le convenga y llenar un formulario en línea. Una vez que ingrese su información de identificación, incluyendo su número de cuenta con su compañía de servicios públicos local, ya está todo listo y recibirá una notificación indicando su fecha de inicio.

¿Qué pasa después de que te cambies? En lo que respecta al servicio, ¡nada en absoluto! Esa entrega ocurre sin ninguna interrupción en su servicio. En otras palabras, si no se lo dices a tu familia, nunca sabrán que has cambiado de proveedor, todo porque el agua caliente, las luces y la calefacción seguirán funcionando como antes.

Y lo mejor de todo es que tampoco hay muchos cambios en la facturación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *