Podemos aprender de la historia de la desregulación: Telecomunicaciones de EE.UU.

¿Tienes tu teléfono? ¿Utiliza la marcación rápida, la llamada en espera o el correo de voz? ¿Tienes un teléfono celular? ¿Envias mensajes de texto? ¿Qué hay de la televisión por cable? ¿Tiene acceso a Internet de banda ancha?

We Can Learn From the History of Deregulation: US Telecommunications

La razón de que estos productos y servicios baratos e invaluables existan se debe a la desregulación de las telecomunicaciones en todo el territorio de los EE.UU. Debido a que el monopolio de las telecomunicaciones de los EE.UU. finalmente se abrió a la competencia por la atención y los dólares de los clientes potenciales, esto permitió que la innovación floreciera.

Más recientemente, una innovación similar ha tenido lugar en la industria de la electricidad. Un número creciente de estados han optado por desregular sus mercados de electricidad, lo que significa que la mayoría de las personas de esos estados pueden elegir su propio proveedor de electricidad en lugar de que esa elección esté determinada por su dirección. Esto también ha dado lugar a una mayor elección en los planes de electricidad, las tarifas, los servicios, las opciones de pago y otras características.

¿Qué puede decirnos la historia de las comunicaciones de telecomunicaciones sobre el movimiento de desregulación de la electricidad?

Poner fin al monopolio de las telecomunicaciones

Hasta 1969, la industria de las telecomunicaciones en los Estados Unidos era un monopolio bajo el control de AT&T y sus siete compañías regionales de Bell. El consumidor sólo tenía una opción para su compañía telefónica y sólo una opción en las tarifas. Los servicios adicionales eran pocos y costosos. Los consumidores no podían ser dueños de su propio teléfono y tenían que alquilarlo a la compañía telefónica. De hecho, había una prohibición contra los “accesorios extranjeros” que incluso prohibía a los consumidores poner una cubierta protectora en su guía telefónica. “Ma Bell”, como se llamaba el monopolio apoyado por el gobierno, hacía lo que le gustaba.

Cuando MCI Communications Corporation demandó a AT&T por restricción del comercio en marzo de 1974, su acción precipitó una investigación de la Comisión Federal de Comunicaciones y luego una demanda del Departamento de Justicia. El resultado fue que en 1984, AT&T se vio obligada a despojarse de toda participación en las empresas regionales de Bell y a seguir prestando servicios de larga distancia. Las empresas “Baby Bell” siguieron dirigiendo las telecomunicaciones locales y regionales, pero ni ellas ni AT&T permanecieron en sus respectivas franjas horarias mucho más tiempo.

La desregulación engendra innovación

La disolución de AT&T desencadenó una avalancha de avances tecnológicos para los consumidores. En pocos años, los clientes pudieron elegir y comprar su propio equipo telefónico. Podían comprar teléfonos hechos por una variedad de fabricantes que remarcaban o tenían contestadores automáticos incorporados. Los faxes se convirtieron en algo común en los negocios y algunos migraron a los hogares.

Pero los cambios no se limitaron sólo a los productos de consumo. La ruptura introdujo cambios en el desarrollo de productos, servicios, elección del consumidor y precios que no se habían imaginado en ese momento. Aunque el proceso ha sido a veces difícil, los consumidores han experimentado, a través de los años, mayores beneficios y avances de los que el sistema de Bell podría haber proporcionado si se hubiera dejado en su lugar.

La desregulación creó la elección del cliente

Tras la ruptura de AT&T, los reguladores gubernamentales permitieron que terceros se conectaran a la red telefónica, designándola como red de “transporte común”. Se multiplicaron las compañías de larga distancia, incluyendo MCI, Sprint, y cientos de pequeñas empresas. Con una fuerte competencia por los clientes que buscaban ahorrar en sus llamadas de larga distancia, estas empresas ofrecían servicios adicionales que antes sólo estaban disponibles para las empresas que podían permitírselos: llamada en espera, marcación rápida, llamada a tres bandas, correo de voz y más. Los consumidores obtuvieron una amplia gama de servicios de varios proveedores.

Mientras tanto, la FCC estaba rompiendo el monopolio de Bell Labs sobre la tecnología de telefonía celular. En desarrollo desde 1947, la tecnología telefónica basada en la radio se hizo comercialmente viable a mediados de los 80. En 1984, cuando el sistema Bell se fracturó, Motorola vendía su DynaTAC 8000X, un teléfono celular de dos libras, por 3.995 dólares.

Uno de los mayores avances se produjo en el desarrollo de la transmisión de voz y datos a través de las líneas telefónicas. A partir de los años 60, el sistema telefónico comenzó gradualmente a convertir sus conexiones internas en sistemas de conmutación digital. Desarrollada a mediados del decenio de 1980, la Red Digital de Servicios Integrados (RDSI) transmite digitalmente voz y datos a través de los cables de cobre de los teléfonos ordinarios, lo que da lugar a una calidad de voz potencialmente mejor que la que podría ofrecer un teléfono analógico.

Junto con la introducción de la computadora personal al mismo tiempo, una revolución en la telecomunicación se preparó para tomar el escenario.

El acceso a Internet lo cambia todo

En 1979, se lanzó el primer servicio de correo electrónico de sólo texto. En los diez años siguientes, más consumidores compraron computadoras personales y se inscribieron en servicios de correo electrónico y tableros de anuncios como Compuserve, Prodigy y America Online. El 6 de agosto de 1991, el primer sitio web se puso en línea en el CERN. Para 1993, los avances en sistemas de red más rápidos que funcionaban a través de líneas telefónicas, como las líneas de suscripción digital (DSL), y los proveedores de servicios de Internet (ISP) comenzaron a vender acceso a través de un módem telefónico a las crecientes redes de computadoras de todo el mundo. En 1994, en un esfuerzo por normalizar las prácticas, Tim Berners-Lee fundó el Consorcio de la World Wide Web (W3C) en el MIT.

En 1996, la World Wide Web estaba cambiando el comercio, la creatividad y la comunicación de la gente.

¿Qué le pasó a Ma Bell?

Mientras tanto, las Campanas de Bebé se habían alejado de la regulación de sus sistemas telefónicos regionales. El más grande, originalmente llamado Southwestern Bell Corporation, tenía tres mercados principales: publicación de directorios, servicio de telefonía móvil empresarial y equipamiento telefónico. En 1987, adquirió el servicio de telefonía celular y de buscapersonas de Metromedia, lo que convirtió a Southwestern Bell en la tercera empresa de comunicaciones celulares más grande de los Estados Unidos. En 1993, compró dos empresas de cable en Maryland y Virginia, convirtiéndose en la primera empresa telefónica regional de Bell en poseer una empresa de cable fuera de su área de servicio. En 1995, Southwestern Bell Corp. se convirtió en SBC Communications y comenzó a adquirir otras empresas de Baby Bell.

La Ley de Telecomunicaciones de 1996 fue concebida para abrir los mercados a la competencia. Se basaba en las tecnologías avanzadas de voz e información de rápida difusión y exigía a las empresas que utilizaban tecnologías de red subyacentes similares que proporcionaran un único tipo de servicio. Por ejemplo, existen regímenes reglamentarios separados para los operadores que prestan servicios de telefonía vocal y los proveedores de televisión por cable, y un tercero para los servicios de información. Esto permitió a las empresas regionales locales de Bells ofrecer servicios de larga distancia (que antes no estaban permitidos en virtud del acuerdo de cesión de 1982) una vez que demostraron que sus mercados locales se habían abierto a la competencia.

Como consecuencia de ello, la ley redujo las tarifas telefónicas de larga distancia, aumentó el número de minutos de larga distancia utilizados y mejoró la entrada y la competencia en el sector de las telecomunicaciones de larga distancia. La ley también procuró mantener una distinción importante entre los proveedores de servicios de telecomunicaciones y los de servicios de información. Un proveedor de servicios de información no es un “proveedor de telecomunicaciones” en virtud de la ley cuando vende acceso a Internet de banda ancha.

Algunos grupos de vigilancia de los consumidores pensaron que la desregulación de 1996 fue demasiado lejos. Parte de la culpa puede ser que la legislación no anticipó los desarrollos tecnológicos y la integración de la World Wide Web. Décadas más tarde, la convergencia de las tecnologías de telefonía, radiodifusión, cable y servicios de Internet ha desdibujado la distinción entre los portadores de información y los de telecomunicaciones, creando mucha controversia.

Usando el pasado para ver el futuro

Así como el desmantelamiento del monopolio de Bell desató un aluvión de innovaciones técnicas, opciones y menores costos en la industria de las telecomunicaciones, la desregulación de los mercados energéticos de los Estados Unidos ha producido resultados similares. Durante los años del monopolio, las opciones de telecomunicaciones y radiodifusión del consumidor medio eran un teléfono alquilado, una radio y un televisor de 4 canales. Después de la desregulación, las opciones de servicio se hicieron disponibles debido a la competencia.

Cuando Texas se convirtió en uno de los mayores estados que desregularon su mercado de electricidad en 1999, el servicio a los consumidores mejoró porque la competencia entre los proveedores de servicios creó más opciones que se ajustaban a las necesidades de los consumidores. Durante los años de monopolio, el Sistema Bell goteó innovaciones tecnológicas sólo después de que todo el sistema monolítico estaba listo para adoptarlas. Pero tras la desregulación, las empresas desarrollaron y desplegaron tecnología de vanguardia porque ampliaron sus mercados y dieron a los consumidores servicios de comunicación integrados.

Al principio, estos avances fueron en los teléfonos y máquinas de fax, y ahora están en los iPhones y otros dispositivos inteligentes. Lo mismo ocurrió cuando la electricidad de Texas fue desregulada. Las compañías de generación y transmisión de energía invirtieron en sistemas más eficientes, como medidores inteligentes y energía renovable, porque desarrollaron y expandieron sus mercados para satisfacer la demanda de energía más eficiente y responsable con el medio ambiente.

Por último, durante los años de monopolio, los precios de los teléfonos estaban casi grabados en piedra. Desde entonces la desregulación ha reducido los precios permitiendo que diferentes tipos de empresas compitan en los servicios locales y de larga distancia. Lo mismo ocurre con el mercado de la electricidad en Texas y en más de una docena de otros estados desregulados. El precio de la electricidad ha bajado porque los proveedores de servicios de electricidad buscan energía a precios competitivos y transmiten sus precios a sus consumidores.

La electricidad de Texas ya está viendo el futuro a través de los avances en la eficiencia energética y la energía renovable. Con los medidores inteligentes, los consumidores pueden controlar mejor su uso de energía y mejorar su eficiencia para ahorrar dinero. A medida que la tecnología de energía renovable se vuelve más barata y más común, los consumidores tienen más opciones de planes de energía renovable e incluso pueden empezar a producir su propia energía verde.

La desregulación está dando opciones reales a un número creciente de clientes de electricidad de EE.UU. a través de la competencia y la innovación. Y a medida que avanzamos hacia un futuro energético más verde y eficiente, esas opciones permitirán a los clientes conservar y prosperar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar